FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

Sanidad Hospital Publica Enfermera Medico Doctor Gestion privada operaciones sanitario paciente

35 años defendiendo la Sanidad Publica

Las academias MIR y las Facultades de Medicina

Fecha de Publicacion : 08/11/2017
Fuente : https://www.saludadiario.es/opinion/las-academias-mir-y-las-facultades-de-medicina
Autor: Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (ADSP)
La misión de las facultades de Medicina es formar médicos, pero este objetivo y las formas de alcanzarlo han sido condicionados durante los últimos años por el examen MIR y, especialmente, por las academias de preparación del MIR.

Como uno de los criterios que se utilizan para valor la calidad docente de las diferentes facultades de Medicina es el puesto que sus alumnos sacan en el MIR, las facultades han ido cediendo terrero a las academiaspara facilitar a sus alumnos la preparación de dicho examen.

Los planes de estudio de prácticamente todas las facultades se han adaptado para facilitar la preparación del examen: inicialmente, vaciando o aliviando de contenido el sexto curso para que los alumnos pudieran compatibilizar su último año académico con la preparación del examen, lo que ha supuesto sobrecargar los cursos previos.

En los últimos años, la preparación del MIR por las academias comienza a invadir también el espacio de quinto curso con un invento impulsado por estos centros llamado Pre-MIR, por lo que la mente de los alumnos a partir de quinto curso ya comienza a estar más puesta en las academias y el examen que en la formación que deberían adquirir en las facultades, precisamente en los años en los que la formación clínica que tiene lugar en los hospitales es la más importante.

Es indudable que las academias mueven un importante negocio, y no solo por el coste de la matrícula, que por lo general cobran a un alto precio y con muchos meses de adelanto, sino por otros muchos factores que existen alrededor de las mismas: pisos de alquiler, servicios de comida y limpieza para los estudiantes e incluso planificación del ocio durante los fines de semana. Sin duda, un negocio boyante y en crecimiento que se opondrá a cualquier cambio en el statu quo actual.

En muchas ocasiones levantamos la voz para señalar que las altas tasas de la universidad y la falta de becas suponen una discriminación para los alumnos de las familias más humildes; sin embargo, no he leído ningún artículo en los medios de comunicación, ni tampoco he oído una sola voz acerca del elevadísimo coste de las academias para las familias. Este es otro tema que también merece una reflexión ad hoc.

Las facultades, sin duda, deben adaptar su currículo (e incluso sus planes de estudio) para formar mejores médicos, pero no pueden ignorar el problema y continuar cediendo competencias a las academias. Es indudable que la situación actual está condicionando la docencia en las facultades de Medicina, por lo que parece necesario que las autoridades universitarias reflexionen acerca de posibles soluciones para este problema.

La Conferencia de Decanos de Medicina e incluso la Conferencia de Rectores de las universidades españolas deberían plantear al Ministerio de Educación y al Ministerio de Sanidad (que es quien convoca el examen MIR) la necesidad de cambiar las reglas del juego, para devolver a las facultades el papel central en la formación de los futuros médicos. Existen múltiples soluciones, algunas tan sencillas como realizar el examen MIR quince días después de finalizar sexto curso.