FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

Sanidad Hospital Publica Enfermera Medico Doctor Gestion privada operaciones sanitario paciente

35 años defendiendo la Sanidad Publica

FADSP

Ene
01
2012

¿QUÉ ES LA FADSP ?

La FADSP es una federación de asociaciones de profesionales relacionados con la sanidad (médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos, psicólogos, trabajadores sociales, gestores, economistas, etc.), interesados en la defensa y la mejora del sistema sanitario público. Es una organización, apartidista aunque no neutral, ya que nos declaramos a favor de un sistema sanitario público, universal y redistributivo, que garantice el acceso a una atención de salud de calidad en condiciones de igualdad. Consideramos necesario para conseguir este objetivo que el sistema funciones con la mayor eficiencia posible y que cuente con la participación activa de toda la población y de los profesionales sanitarios. En esta asociación se integran profesionales de diferentes ideológicas, integrantes de diferentes partidos, sindicatos o sin adscripción.

 

La FADSP está formada por diferentes organizaciones autonómicas de todo el Estado Español, dirigida por una Junta Federal y una Comisión Técnica, de funcionamiento plenamente democrático

 

Está Declarada de Utilidad Pública, un momento decisivo para la Sanidad y los servicios públicos
Tenemos un sistema sanitario que, con sus problemas, es reconocido como aceptable en comparación con los países de nuestra vecindad.

 

Ahora están saltando todas las alarmas. Al hilo de esa ideología que glorifica al mercado - frente a la planificación , y a lo privado - como más eficiente y barato que lo público , comienza a estructurarse una política de desprestigio del Sistema Sanitario Público, y se comienza a ver cómo partes significativas del mismo pasan a depender de organismos de gestión ajena (consorcios, fundaciones, empresas públicas, sociedades anónimas, etc., que gestionan hospitales, unidades de alta tecnología, centros de salud y otros servicios sanitarios.

 

No es difícil reconocer el parecido de esta política con la desarrollada en el Reino Unido por el partido conservador que supuso una involución del National Health Service, que el actual gobierno laborista pretende, con dificultades, recomponer. Nosotros recorremos ahora el camino de ida hacia un modelo sanitario, del que otros regresas desengañados.


Nuestro sistema sanitario está en peligro

Todo esto representa una seria amenaza para la Sanidad Pública. Se trata de una política diseñada para darle la vuelta al sistema en un breve plazo, de difícil marcha atrás, una vez avanzado el proceso de privatización, ante la mirada incrédula de los profesionales sanitarios y de los usuarios, que comienzan a atisbar las negativas consecuencias de esta política.


Quiénes podemos impedirlo

Solo una poderosa oposición de los usuarios, y por supuesto de los sanitarios. Los primeros como legítimos propietarios y beneficiarios de su actividad, y los segundos como colectivo conocedor de la complejidad del sistema e interesados en desarrollar una buena práctica profesional, no mediatizada por criterios empresariales o ecomicistas. El sistema sanitario tiene bastantes cosas susceptibles de corregir y mejorar, pero no a cambio de su destrucción.

 

La privatización puede tener enormes consecuencias para los usuarios, pero tampoco ningún profesional se verá libre de las las mismas, tal como se puede deducir de los proyectos de Estatuto Marco y del reglamento de las Fundaciones Sanitarias del INSALUD.

 

Nada más esclarecedor que dar un vistazo a las condiciones laborales, de estabilidad y desarrollo profesional, a las fuentes de estrés inducidas por la introducción del mercado y la competencia en las relaciones sanitarias, al papel al que quedan reducidos la investigación y de la docencia, para los médicos y enfermeras en el Reino Unido, tras los cambios privatizadores introducidos en su sistema sanitario.

 

El papel de los sanitarios progresistas

Las y los profesionales, como tu, a quienes nos dirigimos pertenecemos, al grupo de edad sobre el que descansa el peso fundamental de la moderna asistencia sanitaria. Al nivel de conocimientos y dedicación de una gran parte del colectivo de profesionales sanitarios se debe la reconocida calidad de la sanidad del país. Todos nosotros nos encontramos preocupados por el rumbo que toma la reforma de la Sanidad Pública, si en otras épocas hicimos oír nuestra voz, ha llegado el momento en que de nievo debemos y podemos expresarnos, en relación a la encrucijada sanitaria ante la que nos encontramos.

 

Hacer cosas juntos

No es positivo que los buenos profesionales estén aislados. Ni para trabajar, ni para investigar y mucho menos para influir en el debate sanitario. El individualismo, al que nos empuja la práctica cotidiana, es un serio problema. Si queremos influir, como debiéramos en el mismo, es preciso asociarse. Asociarse con diversos grados de compromiso, tanto para desarrollar una actividad militante, si esa es tu voluntad, como para participar más tranquilamente en los debates, o al menos, para acceder al derecho a estar informado de las diversas opiniones y posturas, a través de la revista Salud 2000.

 

Asociarse en una organización federal como la FADSP (en alguna de las asociaciones autonómicas que la integran), con una larga trayectoria de 16 años de funcionamiento independiente en los análisis, de seriedad y rigor en las aportaciones y de inequívoca defensa de la Sanidad Pública, sin caer en intereses partidistas o gremiales.

 

Para las tareas que nos esperan, necesitamos tu experiencia profesional, tus opiniones críticas, tu sentido común, y esa costosa pero necesaria ética de anteponer lo correcto frente a lo equivocado, lo nuevo ante lo caduco y el interés colectivo por delante del interés particular, que caracteriza, desde siempre, a los sanitarios progresistas.