FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

Sanidad Hospital Publica Enfermera Medico Doctor Gestion privada operaciones sanitario paciente

35 años defendiendo la Sanidad Publica

ADSP Región de Murcia: Carrera Profesional, Exclusividad Y Huelgas de celo

Fecha de Publicacion : 21/06/2017
Fuente : http://www.actasanitaria.com/region-de-murcia-carrera-profesional-exclusividad-y-huelgas-de-celo/
Autor: Mario Soler Torroja
Desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de la Región de Murcia no sólo se pone en cuestión las medidas adoptadas hace diez años y que están suponiendo una losa económica para el sistema sanitario, sino que se apunta por dónde debería ir la solución.
      Los sistemas sanitarios tienen dos maneras de reconocer a sus profesionales: por su desempeño y por su pertenencia en exclusiva a la organización. Entre los años 2006 y 2007 ambos conceptos fueron dinamitados en la Región de Murcia, fruto de convicciones ideológicas, la presión de una élite profesional y la estrategia política de comprar la paz social desarrollada en esa época por parte del gobierno de Valcárcel. Ambas decisiones, 10 años más tarde, están suponiendo una losa económica y organizativa que debe solucionarse.
      El complemento de exclusividad
      Hasta el año 2006 los médicos murcianos que declaraban trabajar fuera de su horario en la medicina privada cobraban 1/3 del complemento específico. Ahora sabemos que ese plus era ilegal ya que contravenía una ley nacional de 2003, el Estatuto Marco. Pero la consejería, para comprar la paz social, fue más allá: acordó premiar a los médicos sin exclusiva sumando a ese tercio ilegal un nuevo complemento llamado productividad fija que suponía los 2/3 restantes del complemento específico para que, de facto, los médicos con y sin dedicación exclusiva cobraran lo mismo.
      La gestión de las compatibilidades ha sido nefasta… El SMS contravino su propia ley durante más de 10 años permitiendo que sus jefes de servicio tuvieran compatibilidad para trabajar en la privada
      El complemento de exclusividad, es bien sabido, no pretende penalizar a los médicos que trabajan en la privada, sino premiar e incentivar a los que lo hacen en exclusiva en la pública. Esta política pretende disminuir los riesgos asociados a los conflictos de interés que pueden generarse en la actividad pública de un médico que también tiene actividad privada. Es una estrategia común a muchas empresas privadas de otros sectores y a muchas organizaciones sanitarias en todo el mundo (incluyendo algunas privadas norteamericanas, como Kayser Permanente, que prohíben directamente la compatibilidad).
      La gestión de las compatibilidades ha sido nefasta desde entonces. Como sabemos, el Servicio Murciano de Salud (SMS) contravino su propia ley durante más de 10 años permitiendo que sus jefes de servicio tuvieran compatibilidad para trabajar en la privada. Sólo la pérdida de la mayoría absoluta ha permitido que el resto de partidos de la Asamblea pudieran hacer cumplir la ley al gobierno del partido que la aprobó.
      Ahora, el Ministerio de Presidencia y Administraciones Territoriales afirma que los complementos cobrados por los médicos con compatibilidad que no son jefes también deben ser retirados por ser ilegales y, añadimos nosotros, perniciosos en términos organizativos y motivacionales.
       La carrera profesional
Pero en esos años la Consejería de Sanidad no solo igualó el sueldo de los médicos con y sin dedicación exclusiva sino que decidió arruinar una buena idea: reconocer las trayectorias profesionales excelentes y comprometidas con la calidad asistencial. Sin embargo la Consejería, al reconocer la carrera profesional, decidió no tener en cuenta más que el tiempo trabajado; es decir, de hecho, convertir la carrera profesional de médicos y enfermeras en un asunto de antigüedad. Esta decisión favorecía de nuevo a los médicos con compatibilidad, puesto que la carrera profesional contabilizaba participación en comisiones clínicas y actividad de mejora de la calidad que normalmente es llevada a cabo por los médicos dedicados en exclusiva al sistema público.
    En los años 2006 y 2007 se tomaron dos decisiones no solo costosas en términos económicos para el sistema público, sino que consideraron prioritariamente los intereses de un pequeño grupo de profesionales con actividad privada
    Esa regularización por tiempo trabajado se detuvo en 2010 debido a la crisis económica. Como consecuencia de ello, los médicos y enfermeras que han obtenido su plaza con posterioridad no han podido cobrar la mal llamada carrera profesional. En la actualidad, en un mismo servicio conviven profesionales que, haciendo el mismo trabajo y teniendo la misma implicación, cobran sueldos con diferencias significativas. Una inequidad injustificable.
    Es decir, en los años 2006 y 2007 se tomaron dos decisiones no solo costosas en términos económicos para el sistema público, sino que consideraron prioritariamente los intereses de un pequeño grupo de profesionales con actividad privada. Esas dos decisiones dinamitaron las posibilidades de incentivar trayectorias excelentes y comprometidas con el sistema público. Una barbaridad en términos de gestión y un incentivo motivacional negativo como reconocería cualquier experto en management. En términos de gestión, es pegarse un tiro en el pie.
      La huelga de celo
Tras sucesivas contradicciones del Gobierno Regional, que incluyen el incumplimiento de acuerdos tomados en Mesa Sectorial, el nuevo consejero Manuel Villegas ha afirmado que la carrera profesional “no se podrá llevar a cabo tal y como estaba diseñada en la Mesa Sectorial”, con seguridad debido a los muy importantes problemas presupuestarios que arrastra nuestro sistema sanitario público debido a una nefasta gestión que ha priorizado el gasto en tecnologías, fármacos y atención hospitalaria sobre la atención primaria y la salud pública. Los sindicatos, con razón, están indignados y han planteado medidas de presión que incluyen la huelga de celo, a la que denominan eufemísticamente “extremar la calidad en la práctica médica”.
    El prestigio moral de la profesión ganado durante generaciones de médicos no puede dilapidarse en nombre de reivindicaciones corporativas por muy justas
En nuestra opinión es un grave error. La indignación no puede ofuscar el compromiso primero que los médicos tienen con la salud de los ciudadanos. Una huelga de celo que implique menos altas hospitalarias o menos cirugías programadas pone en riesgo la salud de los enfermos, algo intolerable. No se puede chantajear a la administración tomando rehenes indefensos como son los enfermos. Con la confianza de la sociedad en los profesionales no se juega. El prestigio moral de la profesión ganado durante generaciones de médicos no puede dilapidarse en nombre de reivindicaciones corporativas por muy justas que sean y que tienen cauces legales para poder expresarse, precisamente para no poner en juego la salud de los ciudadanos.
    No cuestionamos el derecho inalienable a la huelga de cualquier trabajador y de los sindicatos para convocarla, a una huelga legal con los servicios mínimos correspondientes. Una huelga de celo que genere colapsos en urgencias, aumente la estancia media de una hospitalización (y el riesgo, por tanto, de sufrir complicaciones ligadas al ingreso como las infecciones nosocomiales) o que haga que aumenten el número de suspensiones en quirófano dejando de intervenir a enfermos que llevan meses esperando, no tiene justificación y hace perder la razón a los sindicatos. Además, finalmente, pone en peligro la credibilidad de todo el colectivo profesional, haga o no la huelga de celo. Es algo inadmisible y una irresponsabilidad por parte de los sindicatos que la están promoviendo.
      Buscando soluciones
      En nuestra opinión, estamos ante la oportunidad histórica de solucionar dos errores graves que ocurrieron hace 10 años, con consecuencias organizativas, profesionales, de gestión y económicas inadmisibles.
Creemos que hay que volver a incentivar la exclusividad y recuperar la idea original de la carrera profesional como instrumento para fomentar la excelencia y el compromiso con la empresa.
Por ello proponemos:
 
         1. Que se cumpla la ley y que los médicos con compatibilidad dejen de cobrar los complementos ligados a la exclusividad: 1/3 del complemento específico y los 2/3 llamados productividad fija.
         2. Que se elimine la inequidad que representa que haya profesionales con y sin carrera profesional y que, por tanto, se reconozcan los tramos de carrera que correspondan a los médicos con plaza que en la actualidad no lo están cobrando.
         3. Que los siguientes tramos de carrera profesional obedezcan a la idea original de recompensar la excelencia y el compromiso con la mejora de la calidad de la organización.
         4. Por supuesto, condenamos rotundamente la estrategia que pretende presionar a la administración poniendo en juego la salud de los pacientes y ciudadanos. Hay otros cauces legales y éticos para mostrar el rechazo a las erráticas políticas del gobierno.

Sanitarios sin violencia

Fecha de Publicacion : 16/06/2017
Fuente : http://www.adspsalamanca.org/2-uncategorised/1051-emilio-ramos
Autor: Emilio Ramos

   Hace muchos añossiendo yo un muchacho  con la ilusión de ser médico algún a, leí una historia que me impresionó sobre manera y que siempre he tenido en mi recuerdo. Trataba de un médico que había sido llamado  desde el hospital en el que trabajaba para que acudiera a atender una urgencia, un niño que precisaba una intervención quirúrgica. Por el camino, en un semáforo,  era asaltado por una persona que violentamente le arrebataba el coche. No obstante ,el médico contusionado logra llegar al hospital a cumplir con su obligación. Allí se encuentra de nuevo con su asaltante , el padre del niño a quien debe intervenir. Padre que, en ese momento, pide perdón al médico.

   Esta historia  la interioricé como  la necesidad de que los profesionales de la salud llevemos adelante nuestra obligación aún en situaciones muy adversas . Durante mi vida profesional como médicoy ha pasado mucho tiempo, he podido seguir viendo sanitarios cumpliendo su deber  con ilusión, entrega  y valor en situaciones difíciles . En conflictos armados : médicos sin fronteras, médicos del mundo y tantos sanitarios anónimos . En tiempos de paz :trabajando en una ONG ,para el sistema de salud público español, unas veces dedicados a actividades llamativas como trasplantes , otras,  dedicados a actividades discretas y cotidianas como el trabajo en atención primaria. Los sanitarios  aceptamos las dificultades del ejercicio de nuestra profesión como algo intrínseco  a nuestro trabajo , como elementos que debemos saber manejar para lograr nuestro fin. Pero la violencia no es intrínseca a nuestro trabajo, es la antítesis. Porque donde hay sufrimiento nuestro deber es poner atención, donde soledadcompañía , donde dolor remedio  y donde nada ya es posible hacer , lo más importante,cariño y cuidado. Pero ante los conflictos,  la violencia noesherramienta para contestar, nadie nos enseñó a hacerlo . Ni nunca quisimos aprenderPorque quisimos ejercer este oficio  para paliar el sufrimiento ajeno y no para generarlo,y aquel de entre nosotros que vulnere esta norma ya no será uno de nosotros.

   Hablaba con mi amigo y compañero médico tras su agresión.  Me contó que le pegaron a la puerta de comisaría cuando iba a intentar rebajar la tensión , a quitar importancia al incidente ocurrido en su consulta. Pero no pudo hacerlo , le agredieron muy violentamente y ya no pudo hablar. Ante esta violencia piensa en cómo continuar haciendo lo que durante tantos años y con tantos pacientes ha hecho , atenderles  con toda dedicación y sin conflictos.

Tenemos que recuperar la Sanidad Pública madrileña

Fecha de Publicacion : 07/06/2017
Fuente : http://www.nuevatribuna.es/articulo/sanidad/tenemos-recuperar-sanidad-publica-madrilena/20170606204145140601.html
Autor: Marciano Sánchez Bayle y Sergio Fernández Ruiz.
 

La Sanidad Pública de la Comunidad de Madrid ha sufrido un periodo de progresivo deterioro, desmantelamiento y privatización que se ha agravado con la excusa de la crisis.

Desde las transferencias sanitarias, en diciembre de 2001, la Sanidad Pública madrileña ha estado infrafinanciada, con unos presupuestos per capita por debajo del promedio de las CCAA, situación que se ha agravado con los recortes realizados después de 2009 (una disminución del 18,5% en el presupuesto sanitario per capita entre 2009 y 2013). Estos recortes no se han recuperado en los últimos años en los que ha crecido, de manera insuficiente el presupuesto sanitario.

Paralelamente se ha llevado acabo un importante proceso privatizador. Se han puesto en funcionamiento 4 hospitales por el modelo de concesiones administrativas, es decir totalmente privados y 7 hospitales semiprivados (modelo PFI), también se le ha asignado la asistencia sanitaria de un área a un centro privado (FJD), además de la derivación sistemática de enfermos en lista de espera quirúrgica o para pruebas diagnósticas a los centros privados (aprovechando la normativa sobre lista de espera quirúrgica y la implantación del área única). Todo ello con unos importantes sobrecostes que se detraen de los presupuestos sanitarios (los hospitales PFI suponen un incremento de los costes en 7-8 veces, las concesiones administrativas supone un aumento del coste del 14,95% anual y la concesión de la asistencia a un  hospital privado ha presentado un incremento presupuestario del 25,04% anual). Sorprendentemente después de abrir 11 hospitales han disminuido en 300 el número de camas existentes y se han disparado las listas de espera.

Los recortes más los sobrecostes de las privatizaciones han hecho que los presupuestos de los centros públicos sean cada vez más insuficientes, con disminución de los trabajadores sanitarios (6.000 menos desde la crisis), reducción de las camas hospitalarias (300 en total, 649 si solo nos fijamos en las que tienen financiación pública), abandono de las labores de mantenimiento de las infraestructuras  y de la renovación tecnológica y de los equipamientos.

Paralelamente se ha abandonado la Salud Pública, postergado y descapitalizado la Atención Primaria (Madrid es la comunidad autónoma con menor densidad de profesionales de AP por habitante) y se han eliminado los escasos mecanismos de participación existentes.

Esta política ha producido que la Sanidad Pública madrileña que era una de las mejores del país haya retrocedido comparativamente respecto a las de otras CCAA, y que exista una gran insatisfacción de la ciudadanía tal y como se refleja en los barómetros sanitarios.

Es una mala situación que precisa de la adopción de medidas urgentes para abordar los graves problemas de nuestro sistema sanitario, de manera esquemática planteamos las que habría que abordar a corto plazo:

1)     Desarrollar programas y actuaciones  para identificar y reducir las desigualdades en salud. Sería necesaria la aprobación urgente del Plan de Salud de la Comunidad de Madrid

2)     Adaptar medidas para reducir la contaminación medioambiental y planes de actuación urgentes cuando se producen picos de la misma.

3)      Presupuestos suficientes para garantizar una atención sanitaria de calidad a toda la población de la Comunidad de Madrid. Se precisaría un presupuesto anual de al menos 9.000 millones €.

4)      Garantizar el acceso a la atención sanitaria de todas las personas, prestando atención sanitaria a todos los grupos de población excluidos por el RDL 16/2012 y acabando con los copagos farmacéuticos.

5)      Utilización intensiva de los recursos públicos, abriendo las camas, quirófanos y consultas cerradas, y asegurándose de la utilización intensiva (en régimen de mañana y tarde) de los recursos tecnológicos.

6)      Recuperar el empleo en la Sanidad Pública para garantizar una atención sanitaria de calidad a la ciudadanía madrileña.

7)      Se necesita incrementar el número de camas hospitalarias, para alcanzar un total de 5/1000 habitantes de camas totales (actualmente 2,9) y 1,2/1000 habitantes de media y larga estancia (ahora menos de 0,5.

8)      Es preciso potenciar la Atención Primaria de la Comunidad para lo que se necesita aumentar los recursos profesionales garantizando una atención de calidad y el desarrollo de labores de promoción y prevención.

9)      Acabar con las privatizaciones y recuperar lo privatizado, empezando por terminar con el envío sistemático de pacientes al sector privado (intervenciones quirúrgicas, consultas, pruebas diagnósticas), rescindiendo los contratos con entidades privadas que incumplen sus compromisos y poniendo en marcha un calendario de recuperación de los centros públicos privados y semiprivados.

10)   Garantizar mecanismos efectivos de participación social y profesional, desarrollando órganos de gobierno con participación social y profesional que controlen el funcionamiento de los centros sanitarios públicos. Esto implica la creación de un marco  jurídico y organizativo que garantice la participación responsable y crítica de los ciudadanos y los profesionales de manera estable y segura.

Todas estas cuestiones precisan de actuaciones urgentes para poder recuperar la Sanidad Pública madrileña y evitar que siga el deterioro continuado y también necesitan  un cambio en la política sanitaria del gobierno de la Comunidad.

Por qué rechazamos la infiltración de la sanidad pública por las empresas privadas y los grandes magnates

 

Las redes y los medios de comunicación han ardido debido al rechazo de Asociaciones de profesionales (FADSP) de varias CCAA a la donación de Amancio Ortega, para la compra de equipos de Alta Tecnología.

Llevo más de 30 años ejerciendo mi profesión de radióloga en la sanidad pública, y trataré de explicar mi opinión sobre lo que está pasando, centrando el tema en mi comunidad, Galicia, la que más conozco, y la que recibió la primera donación de Amancio Ortega, también gallego.

En esas fechas (octubre de 2015) publiqué un artículo en Nuevatribuna solicitando que se aclarase como era posible que Amancio Ortega donara 17 millones de euros para comprar equipos de Radioterapia y Mamógrafos que ya habían sido previamente comprados por Philips y la Multinacional Estadounidense Varian Medical y por los que el Sergas pagaba un alquiler (11 millones de euros al año durante 8 años), sin que tan siquiera se redujera dicho alquiler: ¿a dónde han ido a parar esos 17 millones de euros?

Los profesionales que defendemos el Sistema Sanitario Público estamos muy preocupados por su deriva privatizadora, especialmente en Galicia, donde su I+D+i se encuentra privatizado y en manos de un oligopolio de empresas, algunas imputadas por corrupción y todas con estrategias para eludir impuestos. ¿Le gustaría a Amancio Ortega que los profesionales del Sergas gestionáramos el I+D+i de Inditex? ¿lo permitiría? Claro que no.

La Xunta de Feijóo junto a Inditex, Abanca y otras empresas gallegas han formado un fondo de capital riesgo. Estas empresas acceden a datos de la Administración, e investigadores públicos trabajan para generar sus patentes.

En Galicia, Indra gestiona la Historia clínica, con todos los datos sanitarios de los pacientes, a los que próximamente se unirán los datos sociales (maltrato, recursos económicos de la población etc). Indra cede esos datos a los hospitales privados, concertados o no concertados, mientras los profesionales del Sergas no podemos acceder a la información sanitaria de los hospitales privados, ni disponemos de herramientas para explotar los datos de nuestros pacientes y así auditar nuestros resultados. Si hacemos las cosas mal hechas, mal quedan.

En Galicia, el Centro Oncológico de A Coruña, el registro de los pacientes con cáncer y los ensayos clínicos, está en manos de la AECC, que se presenta como la gran valedora de la defensa de los pacientes con cáncer, aunque realmente está dirigida por Inés Entrecanales (Acciona), la Banca March y la Fundación Garrigues.

Las empresas tecnológicas gestionan la alta tecnología del Sergas y el control de calidad de los equipos, aparatos que imparten altas dosis de radiación, y que se utilizan 30%-50% más de lo necesario según muchos estudios realizados. Sin embargo, los radiólogos podemos hacer poco para adecuar las exploraciones, ya que las empresas verán mermados sus beneficios si los estudios por sala se reducen a partir de un porcentaje, según el contrato firmado con la Xunta de Feijóo. Por ello los estudios crecen y crecen más y más, incluyendo los realizados a los niños, y de forma especial en el sector sanitario privado, donde no existe transparencia ni control, incumpliendo el principio internacional ALARA “las exploraciones que aplican radiaciones ionizantes deberán disminuirse al mínimo posible”.

¿Son necesarios 290 equipos nuevos en el SNS? Probablemente no, al menos no tantos. Muchos de los existentes pueden actualizarse únicamente modificando su Software, que además permite disminuir las dosis de radiación aplicada. Pero claro, los beneficios empresariales disminuirían drásticamente.

¿Son mejores los mamógrafos con tomosíntesis regalados por Amancio Ortega? En primer lugar no disminuyen la radiación aplicada, sino que por lo contrario la incrementan discretamente. Por otra parte, según las empresas se identifican un 42% más de lesiones, tan pequeñas que son “casi invisibles al ojo humano” y muchas con significado desconocido. En muchos casos se descartará cáncer en nuevos controles, tras meses de angustia, en otros casos se tratarán de forma agresiva (con sus efectos secundarios incluidos), lesiones dudosas que en un 20% de los casos no representan realmente cáncer.

Según datos de la OMS en España la incidencia de cáncer de mama se incrementó un 68% en una década, en parte por este sobrediagnóstico y en parte por el empeoramiento de las condiciones de vida de la gente, y aunque es verdad que mejora el ratio de supervivencia, no así la mortalidad absoluta de las mujeres. Así que es muy importante actuar contra los determinantes del cáncer.

Sin embargo el gobierno se niega a marcar los alimentos poco saludables y los coches fraudulentos que contaminan hasta 70 veces más siguen circulando por nuestras carreteras ¿que pasará en el futuro con los pulmones de nuestros hijos?

Por otra parte, a las empresas no les interesa la Atención Primaria, la promoción de la salud, ni la mejora de los hábitos de vida para disminuir la incidencia de cáncer, sino el diagnóstico con equipos de alta tecnología y el tratamiento con costosos fármacos. Son empresas, son magnates, pretenden incrementar sus beneficios. No los culpo, pero no comparto sus objetivos ni su estilo de vida, y no nos interesan en nuestra sanidad pública. Que se dediquen a fabricar ropa o a la construcción de puentes. “Zapatero a tus zapatos”.

Además, no es la falta de equipos de AT sino la falta de personal para utilizar esos equipos lo que aumenta las listas de espera para los pacientes con cáncer u otras enfermedades en el Sergas, un equipo sin dotación adecuada de profesionales es como un avión sin pilotos.

La mayoría de nuestros equipos de diagnóstico no funcionan los sábados ni por supuesto los domingos, y algunos ni tan siquiera las tardes de diario, a no ser para urgencias, mientras que se derivan los estudios a los centros privados con su maquinaria al 100%. En Madrid ya se señaló en 2014 que los equipos de resonancia magnética de los centros públicos solo funcionaban al 64%, al final ¿no resultara que tendremos mas aparatos sin utilizar?, es decir negocio para los fabricantes ninguna ventaja para los enfermos.

Por una sanidad pública y de calidad para todos, financiada por impuestos al 100%, a través de una hacienda libre de amnistías fiscales, sin donaciones, mecenas, magnates ni multinacionales en su seno, con profesionales dedicados al sistema público y con control de su I+D+i como cualquier empresa que se precie ¿no les parece, Sra Entrecanales y Sr Amancio Ortega?

La OCDE y su visión de la salud en Europa

Fecha de Publicacion : 31/05/2017
Fuente : http://www.adspsalamanca.org/2-uncategorised/1048-esperanza-gonzalez-marin
Autor: Esperanza González Marín
 

En esta ocasión vamos a justificar nuestra defensa de la Sanidad Pública apoyándonos  en un documento eminentemente economicista comoHealth a GlanceEurope 2016, (Panorama de la

Salud: Europa, 2016) quepublicó la OCDE en diciembre de 2016.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene como misión: “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”. La OCDE define sus actividades con estas palabras: “ofrecemos un foro donde los gobiernos puedan trabajar conjuntamente para compartir experiencias y buscar soluciones a los problemas comunes, trabajamos para entender qué es lo que conduce al cambio económico, social y ambiental, medimos la productividad y los flujos globales del comercio e inversión, analizamos y comparamos datos para realizar pronósticos de tendencias y fijamos estándares internacionales dentro de un amplio rango de temas de políticas públicas”.

El documento citado trata aspectos como: la influencia de la enfermedad en el mercado laboral, el estado de salud y determinantes de la misma (esperanza de vida, percepción de la calidad de salud, hábitos…), gasto, efectividad, calidad, accesibilidad y evaluación de los sistemas de salud de los países europeos. Tras el análisis de los datos expone unas recomendaciones generales en lo que se refiere a los objetivos a conseguir y señala los puntos negros de cada país. Nos limitaremos, en este momento, a las primeras en las que pide a los países europeos que sigan las siguientes tendencias:

Mayor efectividad, es decir reducir muertes prematuras y aumentar los años de bienestar.

Mayor accesibilidad, que esta sea universal y no discriminatoria, que la ratio de profesionales sea suficiente y que no haya dificultades para el acceso (de distancia o de tiempo).

Mayor adaptación a los cambios sociales como la tendencia al envejecimiento de la población y a problemas de salud derivados del mismo.

Y por último, para ello es imprescindible fortalecer el nivel primario de acceso al sistemay así responder a las necesidades de la poblaciónCuanto mejor sea la accesibilidad, la coordinación con el nivel especializado y la calidad de la atención su papel de filtro será más eficiente y menor el gasto.

Recordemos que la organización tiene entre sus siglas las palabras “Desarrollo Económico”, no es una organización que proceda de ámbitos sanitario o de salud, y que estos objetivos los plantea porque conseguir la prevención de enfermedades crónicas (como las derivadas de hábitos no saludables) en personas en edad laboral tiene una importante repercusión económica y porque una accesibilidad fácil mejora el papel de filtro de la Atención Primaria y disminuye gastos hospitalarios. 

Evidentemente no están reñidos los objetivos de eficiencia con mejora de la calidad de la salud y de la asistencia sanitaria.