FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

Sanidad Hospital Publica Enfermera Medico Doctor Gestion privada operaciones sanitario paciente

35 años defendiendo la Sanidad Publica

ADSP-RM. Listas de espera en la Región de Murcia: un fracaso político y de gestión

Las listas de espera son uno de los indicadores que con más sensibilidad vinculan efectividad del sistema con satisfacción de los pacientes. La literatura científica señala que, efectivamente, a los ciudadanos les interesan listas de espera con tiempos de demora razonables, pero también que hay otros aspectos de su gestión que pueden llegar a ser más importantes; en general, sabemos que a las personas no les importa esperar mientras sepan cuánto tienen que esperar o cómo se les ha ordenado en la lista.

Como muestra el 5º informe de la ADSP recientemente publicado, en la Comunidad de Murcia se espera mucho y se espera mal.

Se espera mucho porque en más de un tercio de las citas de la primera visita se incumple la normativa de tiempos máximos, con una demora superior a los 60 días; en casi el 20% de las citas, ésta es mayor de 100 días. En País Vasco, por ejemplo, la espera media para consultas externas en la misma fecha era de 25,7 días; en Madrid de 26,7.

Además, existen unas diferencias entre Áreas de Salud absolutamente impresentables. La asimetría en las demoras señala una frontera entre murcianos de primera (los del Norte) y murcianos de segunda (los del Sur): la mediana de demora del Área de Salud del Mar Menor es de 138,5 días; la de Lorca, 78,5; en Cartagena, 70 días. Mientras que en Caravaca es de 15 días; Cieza, 24; Yecla, 29; Arrixaca, 41.

Se espera mal porque los ciudadanos no saben cuándo se les atenderá en multitud de listas de espera que, por no constituir primeras visitas, están ocultas (por ejemplo no son transparentes las demoras para unidades específicas donde se llega tras un primer filtro; tampoco las demoras para revisiones). Es común ver en los hospitales pacientes y familias peregrinar por los pasillos buscando a alguien que les pueda decir “cuándo les toca”. También acudir a Urgencias solicitando ayuda. Normalmente los esfuerzos son baldíos. Nadie lo sabe en realidad. En otras comunidades autónomas los ciudadanos pueden consultar on-line el día de su cita.

La sensación es de casi total improvisación y falta de control del proceso. El extremo de maltrato de la administración a los ciudadanos es cuando se producen dos circunstancias. La primera es aquella en la que no se da cita directamente desde el Centro de Salud y el paciente tiene que esperar a que se le llame. La ADSP-RM ha comprobado que esto ocurre en el 33,8% de todos los procesos de citación realizados desde atención primaria. La otra circunstancia es más grave ya que en 10 especialidades, la agenda está cerrada: se informa a los ciudadanos que “vuelvan otro día para ver si ya se ha abierto”. Ambas situaciones se dan con más prevalencia en las áreas donde las listas de espera son más elevadas, sobre todo Mar Menor y Lorca.

Estas anomalías además de un maltrato a los ciudadanos quitan toda credibilidad a los ya malos datos oficiales. En conjunto, hay tiempos de espera no contabilizados (los días que tarda el ciudadano en ser llamado y los días que tarda la agenda en abrirse) en casi el 40% de las primeras citas de la Región.

Es claro que en la Región de Murcia las listas de espera están señalando un enorme fracaso de los gestores y políticos responsables del adecuado funcionamiento del sistema público de salud. Y no es falta de inversión; es mala gestión. Como señaló el economista de la Universidad de Murcia, Profesor Fernando Sánchez en su conferencia en el acto convocado por ADSP-RM, en la Región gastamos 2,3 puntos más de PIB en sanidad que la media del estado. Sin embargo, como vemos, tenemos listas de espera con más demoras, más opacas, más inequitativas y peor gestionadas. En las Áreas de Salud del Mar Menor y Lorca se podría hablar de un verdadero colapso del sistema.

Se necesitan reformas urgentes que vayan mucho más allá de los carísimos e inefectivos planes de choque. En el Informe de la ADSP-RM hacemos algunas propuestas: transparencia, equidad, acceso, participación y eficiencia.

Desde luego, alguien tendría que asumir responsabilidades políticas por este (repetido) gran fiasco

14 de Marzo del 2017